miércoles, 19 de julio de 2017

19 julio 2017 (9) Comunicado Asociación 11M Afectados del Terrorismo

19 julio 2017



Comunicado de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo

DOS SEDES PARA EL CENTRO MEMORIAL DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

A través de diferentes medios de comunicación, días atrás hemos conocido la noticia de que el periodista y director del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, ha sido galardonado con el XXXIV Premio de Periodismo ‘Francisco Cerecedo’. En síntesis, el jurado ha valorado su “larga trayectoria profesional en el periodismo de investigación sobre el terrorismo de ETA”.

Coincidí con él, en uno de tantos encuentros relacionados con el terrorismo en los que participamos, un día después de que se diera a conocer el premio y le di la enhorabuena, como no puede ser de otra manera.

Pero como casi siempre desde los comienzos de nuestra Asociación, nos vemos en la necesidad de matizar y hacer observaciones sobre las noticias publicadas por diferentes medios de comunicación. Y en concreto, sobre esta noticia puntualizamos:
Hay un Centro Memorial pero con dos sedes. Una sede en Vitoria-Gazteiz, ubicada en el antiguo edificio del Banco de España, cuyas obras ya están en marcha, dedicada a las víctimas del terrorismo de ETA.

Otra sede en Madrid dedicada a las víctimas del terrorismo yihadista de la que aún no conocemos ubicación concreta ni fecha de comienzo de las obras que hubiera que realizar.

En los primeros momentos, de la sede de Madrid se hablaba como “subsede” de la de Vitoria-Gazteiz. Nuestra disconformidad, basada en no admitir el prefijo “sub” para las víctimas del terrorismo yihadista, hizo que se admitiese la palabra “sede”. Así, en el número 1, febrero 2016, de los Cuadernos del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, podemos leer: “En la agenda del Centro Memorial está también comenzar a realizar las primeras gestiones de cara a conseguir, a medio plazo, la ubicación en Madrid de una segunda sede dedicada específicamente a las víctimas del terrorismo yihadista. La creación de esta sede fue planteada por la Comisión de Expertos y aceptada por el Gobierno de la nación por lo que constituye un compromiso que es necesario sacar adelante. La creación de esta segunda sede del Centro Memorial en Madrid está plenamente justificada por el elevado número de víctimas provocadas por el terrorismo yihadista y porque la capital española fue el escenario de los atentados del 11-M, los más graves que se han registrado hasta el momento en toda Europa. Sólo eso justificaría abrir la sede de Madrid, pero hay más razones que tienen que ver con el futuro tanto como con el pasado.

La amenaza del terrorismo yihadista va a estar presente durante mucho tiempo en nuestras sociedades y por ello es necesario que una institución como el Centro Memorial de las Víctimas se ocupe no sólo de recordar y homenajear a quienes perdieron la vida por este tipo de violencia, sino que también contribuya a hacer pedagogía para prevenir la radicalización de futuros terroristas o para contribuir a la desradicalización de quienes ya han comenzado a transitar el camino de la violencia. Es por ello que la sede del Memorial dedicada a las víctimas del yihadismo es una necesidad social y que hay que buscar los recursos precisos para ponerla en marcha”.
Esperamos y deseamos que este Comunicado sirva para una mejor aclaración y comprensión por parte de los diferentes medios de comunicación de lo que son y significan las dos sedes del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo.

Opinión:

Hay asociaciones que siempre presentan su opinión, aunque pueda ser molesta para algunos o descubrir los arreglos de otros… cuando se tienen argumentos para defender las ideas propias hay que presentarlos y seguir hasta el final.
Entiendo perfectamente la intención de la Asociación que ahora preside Eulogio Paz y como víctima de ETA me adhiero a todo el planteamiento.

Dicho esto, vuelve a mi mente la pregunta puñetera a la que nadie aporta solución…
Si se va a dedicar un Centro a la Memoria de las víctimas de ETA y otro (absolutamente imprescindible) a las víctimas del terrorismo yihadista… ¿se hará otro para las víctimas del resto de bandas terroristas? Las víctimas el GRAPO, Terra Lliure, GAL, extrema derecha, BVE, GCR… y así hasta superar la veintena ¿también tendrán ese derecho?

Y no se por qué, pero echo en falta la opinión de la Fundación de Víctimas del Terrorismo…

19 julio 2017 (17.07.17) (8) Interviu (opinión)

19 julio 2017 (17.07.17) 



Alberto Muñagorri, víctima de ETA:
Aún me queda algo de metralla en el cuerpo, como una memoria imborrable de aquel día"
“Decían que yo era un daño colateral”


Tenía diez años cuando la fatalidad quiso que le estallara al lado un paquete bomba que ETA había dejado junto a la sede de Iberduero, la actual Iberdrola, en Rentaría (Guipúzcoa). Era el 26 de junio de 1982 y la vida de Alberto Muñagori quedó marcada para siempre. Hoy, con 45 años, mutilado, con parte de la metralla aún dentro del cuerpo y despojado de rencor, colabora con Gogora, el Instituto de la memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos.

La cita es en una cafetería cercana a su casa, a la hora del desayuno. Tiene día de médicos, una rutina más en la vida de Alberto. Hoy toca que le tratenun dolor de espalda, -“un esfuerzo que no calculé y me dejó seco”-, un problema de salus más entre los muchísimos que ha tenido en los últimos treinta y cinco años. Se cumplieron el pasado 26 de junio. Ese mismo día, a las 12 en punto de la mañana, el niño Alberto sufrió en sus inocentes carnes la explosión de un paquete bomba que ETA había dejado junto a la sede de la eléctrica Iberduero (hoy Iberdrola), en su localidad natal de Rentería (Guipúzcoa).

¿Qué recuerda de aquel momento?
Sentía frío, pero no me desmayé. No recuerdo que le diera una patada al paquete, como se ha dicho tantas veces. La explosión me amputó la pierna izquierda, la que estaba más cerca al artefacto, y yo soy diestro. Explotó a las doce de la mañana, justo cuando yo pasaba por allí, pero lpor lo que se averiguó después, debería haber explotado a las doce de la noche anterior.
Sin olvidar que quien puso la bomba fue ETA, ¿hubo algún tipo de negligencia policial?
El paquete había sido localizado horas antes. Sabían de su existencia tanto la policía local como la nacional, y quizá también algún empleado de Iberduero. Sé que alguien llegó a echar agua a la bolsa y moverla sin que pasara nada. Y dejaron de acordonar el lugar, en una plaza céntrica del pueblo, la de Aralar. Cuando pasé por allí, estalló. Por todo ello, me dieron una indemnización del Estado, como responsable civil subsidiario.
¿Qué secuelas le han quedado?
Perdí la pierna izquierda y la visión del ojo derecho. Sufrí perforación de los tímpanos y daños en la cara, tórax y abdomen. Al principio me salían plásticos negros con cables de una herida que tenía en el muslo, restos de la bomba. Y aún me queda algo de metralla dentro del cuerpo, como una memoria imborrable de aquel día.
¿Cómo consiguió rehacer su vida?
Pasé trece días en la UVI y dos meses y pico en el hospital. Fue fundamental el trabajo de los médicos, mi espíritu de superación y el apoyo incondicional de mi madre. Volví a clase, con muletas. Recuerdo las primeras prótesis, nada que ver con esta actual fibra de carbono. Y luego hice vida normal. He estado trabajando durante 21 años en una empresa, hasta hace cuatro. Ahora ya no trabajo, cobro la pensión de víctima del terrorismo y practico deporte habitualmente. Soy miembro del club deportivo Kemen para personas con discapacidad.
¿Sigue pasando por el lugar de la explosión?
Está en el centro del pueblo y paso muchos días por ahí. Ese era mi camino al colegio, y a casa de mi abuela. Tardaron dos años en tapar el boquete que dejó la bomba.
¿Se ha sentido apoyado como víctima?
Siempre pienso que la sociedad, y las victimas, vamos por delante de las instituciones. Hace años tuve incluso problemas para que me ayudaran con la prótesis. O para que no me descontaran la indemnización que recibí por la negligencia policial cuando se aprobó la última ley de víctimas del terrorismo. Llegue a interponer una demanda por vía judicial contra el Estado. Y me dieron la razón. Actualmente, el apoyo del Gobierno vasco es enorme, pero no puedo decir lo mismo del Gobierno central.
¿Cómo le trataron desde el otro lado, desde los que de alguna u otra forma apoyaban a ETA?
Me ha pasado de todo. Desde los que me decían que al menos me habían dado una buena indemnización y que ya podía vivir tranquilo, o los que comentaban que era un daño colateral. Y yo les decía que les cambiaba la mitad de lo que me pasaba por el doble de la indemnización. También sentí el vacío. Durante años, hubo mucha gente que no me saludaba por el mero hecho de ser víctima. Recibía más comprensión de la gente de fuera de Rentería. Pero tampoco me he acobardado. Si había una manifestación para pedir el acercamiento de los presos, yo no cambiaba la ruta. Todo ha mejorado mucho desde el anuncio del cese definitivo de las armas.
¿Guarda rencor?
En absoluto. Nunca he sentido odio hacia nadie. Intento eliminar la palabra ellos de mi vocabulario cuando me refiero a la izquierda abertzale o su entorno. Creo que todos deberíamos respetar el derecho a la vida. ¥ aprender a respetarnos. Hace ya tiempo que colaboro, ofreciendo mi testimonio, con el instituto Gogora de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos. Hay mucho trabajo por hacer. Gestos como el de Julen Mendoza, el alcalde bildutarra de Rentería, promoviendo el homenaje a las victimas de ETA, me parecen muy importantes. Como el hecho de que haya sido consensuado por todas las fuerzas políticas. E1lconsenso es fundamental para avanzar.
 ¿Le gustaría encontrarse con el que puso aquel paquete bomba que le cambió la vida?
En el pueblo corría el rumor de quien o quienes pudieron poner la bomba. Tendría que ser el el que diera el paso de acercarse a mi, y siempre y cuando mostrara arrepentimiento, respeto y una actitud constructiva. Por más que hubo negligencias en la custodia del artefacto, tengo muy claro que la culpable fue ETA y quienes la apoyaban. Ha habido quienes han querido reescribir la historia. El autor de una tesis doctoral llegó a apuntar a la responsabilidad de mis padres, por permitirme ir solo por la calle con diez años y no vigilarme. Todo esto es inadmisible.
¿Cree en la reconciliación?
Tenemos que vivir. Es una pena que se hayan perdido tantos años y que se haya generado tanto dolor y sufrimiento. Vas ahora a San Sebastián y ves cómo aumenta día a día el turismo. Esto, hace diez años, era impensable. Hay que trabajar para que esto sea una realidad en toda Euskadi, que no vuelva a haber cristales rotos. Pero ojo, que no se resuma todo en películas como Ocho apellidos vascos.
¿No le gustó la película?
Parece que hemos pasado de no hablar a reírnos y pensar que todo está solucionado. Y no es así. Queda mucho por hablar, por comprender y por educar. Aún hay que escribir el relato de la verdad de todo lo acontecido. Solo de esta forma podremos pasar página y quizá, algún día, hasta bromear. Eso demostraría que hemos aprendido por fin a respetarnos.
¿Cual es su próximo proyecto?
Quiero escribir un libro con el testimonio de lo que me ocurrió y de cómo he vivido estos años, por si le puede servir a otros y siempre con la vista puesta en el respeto y la reconciliación.

Opinión:

Intentaré ser breve: leer las opiniones de una víctima como Alberto, a quien la banda terrorista ETA destrozó el futuro cuando tenía diez años, me hace creer todavía en el ser humano… en la conciencia limpia y el interés en el bienestar colectivo… en que hay personas en este mundo que merecen la alfombra roja en cada paso que dan…
Y comparar las palabras de Alberto Muñagorri con las historias que cuentan algunos que jamás han pisado un quirófano, un hospital y mucho menos un cementerio me confirma que también existe la miseria moral en ciertos individuos.


19 julio 2017 (21.06.17) (7) La Vanguardia (opinión)

19 julio 2017 (21.06.17)



Héroes y oportunismo

Sostiene el PP que es repugnante la frase que el president Puigdemont pronunció asociando la persistencia en la lucha contra ETA a la persistencia de los ideales catalanes (independentistas). La repugnancia es un término visceral. Políticamente, la frase es oportunista. El presidente cometió una falta clara de delicadeza para con las víctimas de Hipercor al establecer una analogía que no tenía justificación ni retórica ni política. A lo mejor el presidente, que es un político todavía no deformado por el cinismo, sabrá reparar este error moral: pedir excusas y retractarse de la comparación sería un gesto de coraje, puesto que aceptar los errores propios es mucho más difícil que enfrentarse a los rivales. Por otro lado, el político valiente es el que defiende a los débiles. Y la gente de Hipercor es muy débil. Durante décadas, han sobrevivido en tercera división. Nunca formaron parte de la épica catalana o del glamour barcelonés. Tampoco participaron del proceso de politización de las víctimas del terrorismo que, vitoreadas por la derecha mediática o directamente vinculadas al PP, reconvirtieron la batalla contra ETA en un instrumento capital de la batalla política por el poder en España.
En el 2004 escribí para El País una crónica del local en el que se reunían: unos bajos de un modesto edificio en el barrio de Vall d’Hebron. Un local angosto, pequeño, amueblado con mesas desiguales, archivos viejos y un entrañable tresillo que los propios asociados habían aportado. Las mesas estaban repletas de papeles con que los voluntarios intentaban gestionar, a menudo sin éxito, las ayudas que la ley preveía. Un panel casero con fotos de las víctimas era el único elemento decorativo. Una parte del archivo se guardaba en unos estantes del inodoro, de no más de un metro cuadrado, que mostraba en el inhóspito cemento de las paredes la pobreza de la asociación. Habían sido víctimas y volvían a serlo: el Ayuntamiento y la Generalitat los esquinaban porque no formaban parte de sus relatos respectivos; y la AVT los cuestionaba por su neutralidad ideológica y por la apertura a todo tipo de víctimas, que Robert Manrique y sus compañeros impulsaban de manera intuitiva y quijotesca, aunque ello dificultara la recepción de las ayudas previstas por la ley. Con el tiempo, las cosas se arreglaron algo, no mucho. Y cuando 30 años después del atentado que causó 21 muertos y 45 heridos, se encuentra la posibilidad de un reconocimiento de altura, la batalla política lo estropea de nuevo: el oportunismo de unos; la instrumentalización de otros.
Las víctimas de Hipercor son héroes. No por el atentado, pues no lo buscaron, sino por cómo han resistido todos estos años rodeados de indiferencia. No se han dejado manipular desde Madrid y han afrontado estoicamente nuestra indiferencia. Catalunya y Barcelona los han visto como Hussonet, compañero de Frédéric Moreau en La educación sentimental, de Flaubert, veía a los protagonistas del asalto al palacio de las Tullerías: “¡Los héroes no huelen bien!”. Todo lo que no alimenta la batalla política es una piedra en el zapato.

Opinión:

Quiero empezar agradeciendo a un gran amigo que me haya hecho llegar el presente artículo de Antoni Puigverd que, ante el aluvión de noticias de aquellos días, se me había escapado. Se publicó en La Vanguardia el pasado día 21 de junio.
Agradezco también a Antoni Puigverd que haya publicado un artículo recordando momentos muy complicados en los que junto a otros voluntarios pudimos reiniciar la marcha en 2004, tras tantos años trabajando junto a los compañeros de la ANTIGUA AVT, la que conocí desde 1989 hasta 2003.
Es triste decirlo pero el paso del tiempo ha demostrado que los que entonces estábamos seguimos estando, aunque sea repitiendo lo mismo que hacíamos en 1989 cuando empezamos: dedicar todo el tiempo libre y los recursos del propio bolsillo. De hecho, hoy mismo he hablado con tres de los compañeros de aquella antigua AVT para intentar encontrar solución a diferentes expedientes. Víctimas de atentados terroristas que nos transformamos en amigos y, con el paso de los años, en una familia que sigue colaborando en todo cuanto se precisa… sin importar ideologías ni fotografías ni palmaditas en la espalda.

De los que hace unos años se han subido a un carro en marcha a velocidad de crucero y han conseguido transformarlo en un carrito sin ruedas y a velocidad de caracol, prefiero no acordarme.

19 julio 2017 (6) La Verdad Murcia

19 julio 2017 



El herido en Londres se podrá acoger a la Ley de Víctimas del Terrorismo

Aunque ha transcurrido cerca de un mes y medio, Alejandro Martínez, el murciano herido en el atentado terrorista de Londres, aún arrastra molestias en las cervicales, los hombros y la escápula. El joven explicó ayer sus secuelas al presidente regional, Fernando López Miras, en el transcurso de un encuentro en el Palacio de San Esteban.
Actualmente, Alejandro está recibiendo rehabilitación por las heridas que sufrió tras saltar de un muro en su huida de los terroristas. Padece dolencias en un talón, un enfisema pulmonar y una lesión en su escafoides, por la que tuvo que ser intervenido de la muñeca en La Arrixaca a su regreso a Murcia.
Este joven podrá beneficiarse de la pionera Ley de Víctimas del Terrorismo. La portavoz del Ejecutivo regional, Noelia Arroyo, informó de los beneficios que le otorgará la norma y de que se le hará entrega de un carné identificativo. Este decreto incluye 81 medidas, como ayudas, indemnizaciones y una completa cobertura sanitaria.
El joven de 23 años, estudiante de un máster en Londres, volvió a rememorar, ante los periodistas, lo que vivió la madrugada del 3 de junio, cuando el terror le sorprendió en su puesto de trabajo como camarero en la zona de bares de Borough Market, en pleno centro de Londres.
No descartó recibir atención psicológica si así lo recomiendan los médicos. Sin embargo, Alejandro se mostró muy positivo, con mucha vitalidad y ganas de continuar con sus estudios en la capital británica una vez se haya recuperado.
Incluso aprovechó para lanzar un mensaje de apoyo a otras víctimas del terrorismo, a las que aconsejó ver los atentados como un acontecimiento pasajero que no ha de marcar la vida en adelante y como «una lección» que, en su caso, le ha servido para madurar. Manifestó sentir «deseos de continuar con sus objetivos y metas vitales». Además, afirmó «no tener ningún miedo» y remarcó que «ahora tengo más ganas de vivir que antes».
La Comunidad ya ha abonado a 56 víctimas del terrorismo el primer tramo de las indemnizaciones por daños físicos o psíquicos, por importe de 517.381 euros, previstas en la ley. Según precisaron fuentes de la Administración regional, los beneficiarios recibirán una indemnización por un valor global de 1.567.696 euros, que serán abonados en tres anualidades, con un importe máximo de 60.000 euros para cada una de las víctimas.



19 julio 2017 (17.07.17) (5) Deia (opinión)

19 julio 2017 (17.07.17)



Piden investigar el acto de bienvenida a un etarra en Bilbao

El delegado del Gobierno español en la CAV, Javier de Andrés, pidió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que investigue si el “acto de homenaje” del pasado viernes en Bilbao al expreso de ETA Felipe San Epifanio constituyó un delito de enaltecimiento del terrorismo o de humillación de las víctimas. San Epifanio, exjefe del comando Barcelona, miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna en los años 90 y exparlamentario vasco, salió de la prisión de Herrera de la Mancha, en Ciudad Real, tras cumplir 23 años de cárcel de los más de 200 a los que había sido condenado por diversos atentados. En la puerta del penal un centenar de personas, con pancartas en las que pedían el acercamiento de presos, lo esperaban para darle la bienvenida. El acto que denuncia la Delegación del Gobierno fue similar y se produjo horas más tarde en Bilbao, donde fue recibido “por familiares y simpatizantes con un pasillo de honor”, según ha informado la institución en una nota. En este acto de bienvenida “le bailaron un aurresku mientras simpatizantes, situados junto a él en un escenario, portaban fotografías de tres presos de la banda encarcelados” y otros asistentes “mostraban banderas de acercamiento de presos”.

Opinión:


Considero que recibir a un asesino con un “pasillo de honor” es reconocerle unos méritos a su labor criminal que deben ser investigados. Esperar la salida de la cárcel de un asesino o pedir el acercamiento es una cosa muy diferente a realizar cualquier acto que pueda constituir un homenaje por las actividades desarrolladas (es decir, asesinatos cometidos). Por ello merece ser investigado y, llegado el caso, condenado. 

19 julio 2017 (16.07.17) (4) Cadena SER (opinión)

19 julio 2017 (16.07.17)



Pablo Casado equipara "la purga de Puigdemont" con la represión en Venezuela y el terrorismo de ETA

"Las purgas de Puigdemont se vienen pareciendo a las purgas de Maduro y a la absoluta intransigencia en los peores años en los que a los constitucionalistas nos costaba la vida defender nuestras ideas", ha afirmado Pablo Casado
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha considerado que "no se puede tolerar" que ERC haya programado un acto conjunto con el dirigente de EH Bildu Arnaldo Otegi, del que ha dicho que es "un pistolero", un "terrorista al que han pillado" "Otegi no es una persona inocua, Otegi disparó dos tiros a la tripa de nuestro compañero Gabriel Cisneros y mantuvo secuestrado a Javier Rupérez, compañero nuestro", ha indicado Casado durante la clausura en Bilbao de la Escuela Miguel Angel Blanco de las Nuevas Generaciones del PP.
En julio de 1979, el entonces diputado Gabriel Cisneros fue víctima de un intento de secuestro por un comando de ETA en Madrid, del que escapó a pesar de ser herido de bala de gravedad en el estómago y en la pierna izquierda. Arnaldo Otegi fue encausado por este delito, aunque el 5 de octubre de 1990 sería absuelto por la Audiencia Nacional.
El también entonces diputado Javier Rupérez fue secuestrado por ETA durante 31 días, en noviembre de 1979. En 1981, fueron condenados por este secuestro dos miembros de la organización, Francoise Marhuenda y Begoña Aurteneche, y diez años después del suceso fueron juzgados dos más, Arnaldo Otegi y Luis María Alcorta, pero fueron absueltos.
En el acto de la Escuela Miguel Ángel Blanco de las Nuevas Generaciones del PP, también ha tomado parte el presidente del Partido Popular en Euskadi, Alfonso Alonso, quien ha abogado por el acuerdo en el País Vasco tras años de terrorismo entre el PP, el PNV y el PSE-EE "sobre una base democrática frente a Podemos y Bildu", frente a "la radicalidad y el populismo", ha dicho.
Pablo Casado "el señor Otegi es un pistolero confeso, es un terrorista al que le han pillado" y "no podemos tolerar que quienes intentan romper España y Cataluña den mítines con Otegi diciendo más o menos que es la persona que tiene que construir un nuevo orden en nuestro país".
Según el vicesecretario de Comunicación del PP, "los mismos que justifican a ETA son los que justifican a los totalitarios en Cataluña y justifican a los dictadores en Venezuela", según ha dicho en alusión a Podemos.
En su opinión, "las purgas de Puigdemont se vienen pareciendo a las purgas de Maduro y a la absoluta intransigencia en los peores años en los que a los constitucionalistas nos costaba la vida defender nuestras ideas".
El dirigente popular ha recordado la figura de Miguel Angel Blanco -de no ser por él "quizás ETA seguiría matando", ha dicho- y ha instado a dar "la batalla por el relato" en relación con el terrorismo de ETA, que "persiguió" y "golpeó" al PP para que "no siguiera adelante". Según ha afirmado, a Miguel Ángel Blanco le asesinaron por sus ideas, porque "era un político del PP".
El dirigente popular ha defendido que no son lo mismo unos políticos que otros: "No es lo mismo -ha dicho- humillar a Ortega Lara a en las redes sociales, como ha hecho el rapero de referencia de Podemos, el impresentable Hásel, diciendo que tenía más espacio en su zulo que algún trabajador de campo", que lo que hace el PP, "legislar para que la Guardia Civil" siga trabajando.
"Nosotros no somos como Zapata -ha añadido-, que en un chiste impresentable se mofaba de víctimas como Irene Villa", ni "como Errejón, que decía que Otegi era una persona presa por sus ideas políticas", ni "como Carmena, que excarcelaba etarras porque tenían varices en el esófago", ni "como Iglesias, que dice sin pudor que si ETA siguiera matando Podemos no existiría".
Casado ha censurado que Podemos dijera "en la moción de censura que España sería mucho mejor" sin el PP. A su juicio, "es la misma liturgia que había en el País Vasco cuando ETA mataba", que pensaban que "había que purgar la sociedad" de las personas que les sobraban.
Por su parte, Alfonso Alonso ha advertido de las "mentiras" del populismo y ha avisado de que en Euskadi la suma de "populistas y radicales es importante", ante lo que ha apostado por un acuerdo entre quienes comparten una visión de la democracia, entre el PP, PNV y PSE-EE, según ha indicado. "Hagamos una mirada -ha instado- después de que ETA ha sido derrotada sobre qué ha quedado en el País Vasco".
Según ha señalado, "más de la cuarta parte de la sociedad que estuvo defendiendo los asesinatos de ETA todavía no ha hecho el proceso para condenar esto y volver a la democracia". El dirigente popular ha indicado que "ahí hay un camino difícil de recorrer" y tampoco "es fácil salir" de años de una situación en la que la sociedad "ha estado enfrentada" y "sometida al miedo".
Alonso ha defendido el "significado político" de las víctimas del terrorismo porque fueron asesinadas debido a la decisión de "una organización nacionalista de corte totalitario" de asesinar a quienes se oponían a ella, "particularmente no nacionalistas".
En su opinión, con Miguel Angel Blanco la sociedad "comprendió la profunda inocencia de las víctimas del terrorismo", por lo que el edil asesinado "simboliza muy bien a todas las víctimas del terrorismo, porque todas son inocentes".
En el mismo acto, el presidente nacional de Nuevas Generaciones, Diego Gago, ha hecho entrega a Marimar Blanco de un carné a nombre de Miguel Ángel Blanco en el que el edil asesinado figura como militante número 1 de la organización juvenil del PP.

Opinión:

La banda terrorista ETA ya ha reconocido su declive y su derrota pero, desgraciadamente, todavía hay quien quiere relacionar el terrorismo de ETA con ideologías que en ningún momento jalean, amparan o aplauden los atentados terroristas.
Desgraciadamente, ese mensaje que se deja caer sobre la opinión pública relacionando a la banda terrorista ETA con aquellas personas que comparten ideologías no coincidentes con la unidad de España ya son tildadas de terroristas.
Es una pena que el señor Casado, como otros muchos políticos, no se hayan parado a pensar que incluso dentro de las filas de “las” víctimas del terrorismo pueden existir aquellas que compartan un ideario que en nada coincida con la ideología del partido al que el señor Casado representa.

Yo quisiera hacerle una pregunta al señor Casado: hace unos días salió de prisión el asesino Felipe San Epifanio… ¿ha hablado con alguna de sus víctimas? ¿O solo dedica su tiempo a hablar de Miguel Angel Blanco o con víctimas que comparten la ideología partidista de su grupo parlamentario?

19 julio 2017 (3) El Correo (opinión)

19 julio 2017 



Los presos de ETA aceptan ahora que se les traslade a comunidades próximas a Euskadi
El EPPK emite un comunicado en el que da «por bueno» cualquier acercamiento o excarcelación «parcial»

«Daríamos por bueno todo agrupamiento, todo acercamiento, toda excarcelación, aunque el agrupamiento sea parcial, el acercamiento no sea a Euskal Herria o la excarcelación no sea definitiva». El colectivo de presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera) puso ayer, negro sobre blanco, la necesidad de flexibilizar algunos de sus históricos planteamientos para lograr ahora beneficios penitenciarios. Los reclusos de la banda terrorista han exigido durante décadas que se les agrupe en cárceles vascas y acabar así con la dispersión. Ahora, sin embargo, darían «por bueno» cualquier movimiento que alivie su actual situación penitenciaria. Todo ello, sostienen, con el objetivo de «vaciar las cárceles dentro de un proceso dinámico».
El cambio de criterio coincide con los planteamientos que defiende la izquierda abertzale, que desde 2011 ha trasladado a los presos la idea de que una amnistía es imposible y que se debía asumir que la excarcelación de los reclusos se haría «de forma gradual» y en función de un «proceso escalonado». Según los cálculos de dirigentes de la antigua Batasuna, para 2020 sólo deberían quedar en las cárceles alrededor de 150 reclusos de ETA, los de mayores condenas y que, en base al actual Código Penal, tienen que cumplir al menos 30 ó 40 años de reclusión antes de disfrutar de permisos. Acogerse a la legalidad
El posicionamiento ahora expresado por el EPPK va también en la lí- nea de los planes que el Gobierno vasco ha presentado en relación con los internos de la banda terrorista. Según avanzó este periódico, el lehendakari, Iñigo Urkullu, presentó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un proyecto para que se repartiera a los presos en una decena de centros penitenciarios que no distan más de 250 kilómetros de Euskadi. El nuevo comunicado del EPPK, del que ‘Gara’ ofreció un avance por la tarde en su página web, llega después de que tres de cada cuatro internos hayan aceptado acogerse a la legalidad española para acceder a permisos penitenciarios y aproximarse a su excarcelación definitiva. En el extracto del texto hecho público ayer, se asegura, por ejemplo, que los internos analizarán con sus abogados las opciones que les ofrecen las leyes y decidirán cuáles son los pasos que deben dar. En este sentido, aseguran que, entre otras medidas, pedirán que los jueces revisen aquellas condenas «basadas en declaraciones obtenidas mediante torturas».
El colectivo de reclusos asegura, asimismo, haber elaborado una ‘hoja de ruta’ para facilitar la excarcelación de los internos etarras. Esta guía contempla que cada preso elabore un «dossier jurídico personal» que los abogados estudiarán antes de recomendar la vía jurídica que más le conviene a cada uno. Esas recomendaciones serán analizadas después por la dirección del EPPK.
En el documento también se indica que el colectivo de presos de ETA, que tiene previsto elegir una nueva dirección que se conocerá en octubre, tendrá una vinculación directa con la izquierda abertzale y con las organizaciones que trabajan en favor de la independencia de Euskadi.
Todos estos planteamientos del EPPK chocan, no obstante, con la voluntad del Gobierno de Mariano Rajoy que ha descartado cualquier cambio en la política penitenciaria mientras ETA no se disuelva y pida perdón. Una exigencia que ayer mismo ratificaron tanto el presidente del Ejecutivo como el ministro del Interior en un acto del PP en Bilbao.

Opinión:

Mientras cumplan la condena hasta el último minuto, que la cumplan donde se considere conveniente.

Y lo de “vaciar las cárceles dentro de un proceso dinámico” está muy bien, siempre y cuando sea con las condenas cumplidas.